El deck de inversión (l).

El miedo de un emprendedor a conseguir financiación.

Hazte esta pregunta, ¿de verdad no sientes temor de haber llegado hasta un punto con tu proyecto empresarial y no poder continuar con el mismo por falta de fondos?

 

Si tu respuesta ha sido: “No, no lo tengo”, perdóname pero no puedo creerte. Cualquier emprendedor cree firmemente en su idea de empresa. Ya sea creando una start up o un proyecto menos tecnológico o tradicional, el miedo a no convencer a los demás para conseguir ventas, financiación, inversión, etc.…siempre está presente en nuestra mente.

Pues bien, en este post vamos a abordar el problema tan habitual para intentar conseguir mitigar ese miedo (eliminarlo del todo no sería bueno, tampoco) pero sobre todo, vamos a buscar herramientas que nos permitan encontrar soluciones al temor de exponer nuestro proyecto ante futuros inversores.

¿Qué encontraremos en este post?

  1. Entender qué es el miedo
  2. El miedo de un emprendedor
  3. ¿A qué le tienes miedo en la búsqueda de inversores?
  4. Soluciones para eliminar esos miedos

Entender qué es el miedo

Los miedos del emprendedor son parte de la naturaleza humana. Para muchas personas, el miedo es inherente a la condición humana. Pero el miedo de un ser humano difiere con el de los animales en el tipo de miedos que contempla.

Por un lado, como le ocurriría a cualquier animal, está el miedo a algo que te causa dolor o sufrimiento físico. Por otro lado estaría el dolor, tan exclusivo de los humanos, que se padece desde el punto de vista mental o psicológico.

Por esta razón hablaríamos de miedos innatos, que están recogidos en nuestros códigos genéticos. Y dentro de estos miedos, aparecen una serie de miedos que se activan muy al principio como puede ser el miedo a las arañas, a las serpientes, a las alturas, a encontrarse en sitios cerrados, etc….

Pero en las personas también aparecen, tarde o temprano, los miedos  culturales. Esos miedos que nos hacen daño y nos causan dolor desde el punto de vista psicológico o emocional. Hablaríamos de término como la culpa, estar arrepentido, la sensación de la humillación, etc.

El miedo de un emprendedor

Para poder continuar y avanzar en el proceso mental de construir tu propia empresa, es crucial el ser capaz de vencer tus miedos a este proceso. Si conseguimos esta tarea, estaremos poniendo “focus” en nuestro principal objetivo.

Está claro que el simple hecho de tener que iniciar un objetivo desde cero, genera un miedo elevado. Pero también te permite sentir una emoción casi indescriptible. Ambas sensaciones las viven los emprendedores independientemente del lugar donde se encontraban al inicio de este reto (he dejado mi trabajo para iniciar mi propio proyecto, acabo de terminar mis estudios y no quiero trabajar por cuenta ajena porque quiero emprender aquella idea que visualizo en mi mente).

Pensadlo bien, ¡Podríamos estar montando la próxima empresa de mil millones de euros. Quien me diga que esta simple idea no genera una sensación de emoción extrema creo que miente! Pero esta misma emoción también genera miedo.

Pues bien, sin ese miedo que sentimos, tomaríamos decisiones de manera temeraria, poniendo en peligro la supervivencia de nuestra empresa, y la llevaríamos al baúl de los recuerdos en poco tiempo.

Lo más importante es saber gestionar esos miedos en medio de la acción. Es decir, el miedo nos paraliza y no nos deja avanzar. Pero una correcta inteligencia emocional te permitiría estar alerta pero poder seguir caminando. Ese es el objetivo, no pararse y avanzar hasta la meta proyectada.

¿A qué le tienes miedo en la búsqueda de inversores?

El primer miedo es el miedo al fracaso, como no puede ser de otra forma. Fracaso a que nadie crea en tu idea, y que seas incapaz de recolectar ese dinero tan necesario para poder avanzar en tu proyecto empresarial. Porque llega un momento en que necesitas de la ayuda de inversores privados para lanzar tu start up.

Pero ese miedo al fracaso no es otra cosa que el orgullo del fundador de la start up. Y ese orgullo hay que aparcarlo. Si aparcas ese miedo, uno es capaz de buscar las soluciones que hagan tu start up una potencial inversión para otras personas.

Por lo general, uno es un apasionado de su idea de negocio. Pero, ¿creerán los inversores potenciales que eres lo suficientemente bueno para invertir en ti? La recaudación de fondos para tu empresa es competitivo y da miedo. ¿Por qué nos ocurre esto? Básicamente porque una vez que uno se lanza en la búsqueda de inversores, el resultado se convierte en impredecible.

«¿Y si nunca consigo financiación?», te puedes llegar a preguntar una y otra vez.

Esta la historia del día a día de los emprendedores. Sólo en España llegan de media a una Venture capital más de 60 propuestas de inversión al mes. Piénsalo, lo más lógico es que te sea difícil el ser uno de esos afortunados que reciben liquidez para dar un salto en tu empresa.

Y lo más normal es que pases por unos cuantos rechazos a lo largo de tu vida empresarial. Todos los hemos sufrido. Dicho esto, escucha atentamente los comentarios de los inversores. Préstales atención y utiliza sus recomendaciones para mejorar tu idea de negocio. Su experiencia puede hacerte mejorar el modelo inicial y presentarte a una futura ronda con muchas probabilidades de éxito.

Hacerlo le ayudará a ganar los fondos que necesita y a superar sus temores.

Dime una cosa, ¿recuerdas esa sensación de escalar una montaña y casi llegando a la cúspide tienes la sensación que te cuesta respirar? Un deportista busca entrenamientos en altitud para aclimatarse a esa falta de oxígeno.

Pues bien, tú puedes tener una sensación parecida a la hora de presentar tu proyecto a otras personas. También te puede ocurrir que sientas incomodidad por el hecho de tener que presentarles abiertamente tu proyecto y convencerles para apostar en él. Mucha gente sufre viviendo este tipo de situaciones. Pero la realidad es que un empresario tiene que disfrutar de esos momentos.

En verdad, el encontrarse en situaciones de necesidad desarrolla la creatividad hasta límites insospechados. Los grandes desafíos requieren de altas dosis de necesidad y, por lo tanto, de creatividad. Por esa razón, no temas el encontrarte incómodo. Simplemente disfruta la sensación y ponte en acción cuando eso ocurra.

Sólo en España llegan de media a una Venture capital más de 60 propuestas de inversión al mes. Piénsalo, lo más lógico es que te sea difícil el ser uno de esos afortunados que reciben liquidez para dar un salto en tu empresa.

Soluciones para eliminar esos miedos

Lo primero que me gustaría decirte es que según el último observatorio de Startups en España en 2018, se están incrementando las aceleradoras corporativas y verticales que se están incorporando al mercado nacional. Han aparecido más de 146 aceleradoras y más de 99 incubadoras, en el último año. En términos relativos esto ha supuesto un crecimiento del 1,7% y del 0,1%, respectivamente.

Por otro lado, existe un total de 362 Grupos Inversores (Family Offices, Ventures Capital, Business Angels,….) en startups identificados, lo que ha supuesto un crecimiento del 31%  en el último año. Además de estos Grupos organizados, existen más de cinco mil inversores privados identificados (crecimiento del 46% respecto a la cifra de 2017). Casi el 90% de los inversores se ubican entre Madrid, Barcelona, Valencia y Bilbao.

Todas estas cifras te muestran que existen inversores adecuados para tu proyecto. Que existe financiación privada en el sistema para hacer crecer tu idea empresarial. Que no debes temer por la falta de oportunidades en el mercado. 

Las clave fundamental para atraer a estos inversores pasa por demostrar y presentarles un modelo de negocio escalable, con emprendedores vitales y ambiciosos que sean capaces de hacer crecer la compañía hasta poder llegar a recibir ofertas de compra de la compañía que permita realizar un “exit” a todos los partícipes.

 

Pero para poder llegar a plasmar tu modelo de negocio a estos inversores, antes debe repasar correctamente lo que buscan estos inversores. Y no sólo lo que buscan sino, más concretamente, aquellas variables en las que se fijarán a la hora de evaluar tu proyecto.

Temas como la composición del equipo, el modelo de negocio, el estudio del mercado, la monetización de tu idea, la tipología del producto o servicio, etc….pasan a ser, para el inversor, la llave para abrir una futura financiación.

Y por otro lado, la búsqueda de los compañeros de viajes ideales, es trabajo único y exclusivo de los emprendedores. No te vale cualquier inversor para acompañarte en el crecimiento de tu empresa. Estudia las mejores opciones y elige aquellos que te complementen mejor (experiencia, conocimiento sectorial, etc…).

Debes elegir el tipo de inversor que necesitas, la información clave que le debes proporcionar para que pueda fijar la atención en tu negocio, cómo presentarle esa documentación, elegir las métricas del negocio que le tendrás que facilitar para impactarle,……

Como en cualquier faceta de la vida, tienes que ser original y diferente para que la gente se fije en ti. Imagina la cantidad de propuestas que reciben estos inversores a diario. Es fundamental crear una estrategia de presentación, para luego, impactar de lleno en tu objetivo.

Resumen:

¿Tienes miedo de no conseguir fondos para tu empresa? El miedo es algo inherente a las personas. Pero ese miedo te hace caminar y continuar hacia adelante. No quieras eliminarlo, pero respétale. Existen soluciones para poder captar la atención de aquellas personas que permitirán, mediante sus aportaciones dinerarias, hacer crecer a tu empresa.

Grupos inversores e inversores particulares están apareciendo en el ecosistema de manera continuada. Así es que el problema no se encuentra en la falta de oferta, lo que te supondrá una buenísima noticia.

La pelota, por lo tanto, se queda en tu tejado. De ti depende que seas o tengas ese toque diferenciador para convencerles de que tu proyecto es el elegido para que aporten sus fondos. Todo depende de ti.

Por todo ello te recomiendo que te tomes en serio el realizar una estrategia correcta, elegir los inversores adecuados, y sobre todo, desarrollar el mejor DECK DE INVERSION que seas capaz. Este punto es clave. El DECK de INVERSIÓN es la clave y la solución a tus miedos. Esfuérzate en él. No te arrepentirás.

El DECK INVESTOR es la distancia que existe entre el inversor y la validación de tu modelo de negocio para una futura ronda de financiación. A través de un buen DECK se consigue un encuentro personal para que puedan conocerte. Recuerda, los inversores invierten en modelos de negocio, pero sobre todo, en personas.

Y si no te sientes cómodo elaborándolo, siempre podrás recurrir a expertos en la materia que te construyan una presentación a imagen y semejanza tuya pero realzando aquellas facetas en las que los inversores se fijarán.

Alberto Nieves

Alberto Nieves

Experto en Análisis financiero nuevos negocios

Hablamos Sobre Pagos?

Estaremos encantados de asesorarte en lo que necesites.

 
PaymentLab ofrece servicios de consultoría de pagos online y configuración de estrategias para un modelo de pagos optimizado en el entorno digital. Somos una consultoría especializada en Ecommerce y Pagos Online.